3

Viajar a Estocolmo en invierno

meneame_share

Estocolmo Viajar a Estocolmo en invierno

Me gusta Estocolmo. Sencillamente. Me gusta Estocolmo, y sobre todo, en invierno, cuando la nieve cubre toda la ciudad desde los meses de noviembre a marzo. Sus canales aparecen congelados, las luces inundan el ambiente y los parques y plazas se tiñen de un cristal líquido, frío, pero de una magia poderosa.

Abrigaros bien porque empezamos nuestro recorrido por el laberinto de callejuelas medievales y puentes de la Gamla Stan, Sodermalm y el barrio residencial de Kungsholmen. Estocolmo en invierno, especialmente en Navidad, se viste de luz, color y villlancicos. En Stortorget y Skansen hay unos mercadillos navideños llenos de sabor.

Si tenéis mucho frío lo mejor es meterse en algunos de sus museos o galerías de arte, o bien simplemente entrar en algún bar del centro histórico a beber un vaso de glogg, el típico vino caliente de estas fechas. Imaginaros estar en Estocolmo el 13 de diciembre, cuando se celebra en la ciudad la Fiesta de Santa Lucía, un espectáculo con conciertos y desfiles.

Cuando voy a Estocolmo no puedo sino levantarme temprano por las mañanas para recorrer las callejuelas y plazas de la Gamla Stan. Es un lugar sencillamente precioso, pintoresco y tradicional, con sus cafés y sus casas pintadas de verde y amarillo mostaza. Desayunar un chocolate caliente para ver luego el cambio de guardia en el Palacio Real son dos de mis actividades favoritas.

Por la tarde podemos ir a patinar a alguno de los canales congelados de la ciudad. A mí particularmente me gusta ir Kungstradgarden Park, donde se puede patinar por 3,50 euros la hora y escuchar música en directo. Y si os gusta el esquí os podéis animar a ir hasta las pistas de Hammarbybacken, en la isla de Sodermalm.

Más tarde, antes de cenar, nada mejor que un paseo por Djugarden, la isla más grande, y para mí más bonita, de Estocolmo. Cuando llega el invierno os puedo asegurar que esta isla se convierte en un auténtico paraíso invernal. Allí podéis visitar el Museo y Zoológico Skansen, que data de 1890, que recrea una ciudad escandinava antigua.

Aunque a muchos les pueda parecer una ciudad tremendamente fría, Estocolmo en invierno es uno de esos lugares que merecen la pena. El ambiente que se respira es único, navideño, mágico. La nieve, las luces y el colorido nos transportarán a un invierno que jamás hemos vivido.

Foto Vía Travel Gate Sweden 


meneame_share

3 comentarios

  1. Bonito destino! sobre todo en esta época del año…Un saludo!

    1.    marilin dijo

      te pregunto en invierno se podran hacer excursiones por los canales??? o estan congelados yo voy a ir para navidad

  2.   marilin dijo

    yo estuve en verano me encanto y este año pienso ir en inviernooo

Escribe un comentario