0

meneame_share

reber mozartkugeln 1024x578 Mozartkugeln, las bolitas de chocolate de Salzburgo

Wolfgang Amadeus Mozart es el personaje histórico y mayor genio que la ciudad de Salzburgo ha dado al mundo. Por eso en la ciudad austriaca se le recuerda de mil formas diferentes: a través de monumentos, museos, festivales de música… Y también con unas deliciosas bolas de mazapán cubiertas de chocolate que encontramos en todos los comercios: los Mozartkugeln, o “bolitas de Mozart”

La maravilla nació de la cocina del repostero Paul Fürst en el año 1890, un siglo después de la muerte del músico. De hecho la confitería Fürst sigue elaborando esta delicia de forma artesanal y de acuerdo a la receta original: mazapán de pistacho bañado por una capa de nougat. Una tentación irresistible. Nadie pasa por Salzburgo sin probarlo aunque es fácil encontrar los Mozartkugeln también en cualquier lugar de Austria.

0

meneame_share

micropia 1024x602 Micropia, el primer zoo microscópico del mundo

A la larga lista de hoteles curiosos que podemos visitar en un viaje a Amsterdam hay que añadir uno nuevo realmente sorprendente: Micropia, el primer zoo microscópico del mundo. Este curioso lugar se encuentra en pleno corazón de la capital holandesa, invitándonos a aprender más acerca de la vida invisible que nos rodea.

No se trata de una simple exposición de fotos microbios: Micropia es un laboratorio donde muchos de los organismos que se presentan están vivos, por lo que ha sido necesario reproducir las condiciones de vida de estos microorganismos para poder ser observados en su estado natural. Gracias a muestras interactivas y visores 3D el visitante puede observar con todo detalle cómo se mueven estos seres casi invisibles, cómo se alimentan y cómo se reproducen. Fascinante.

0

meneame_share

Rennes le Château 1024x761 Este es un lugar terrible: Rennes le Chateau

Terribilis est locus iste. “Este es un lugar terrible”. Así reza la inscripción con la que se topa el viajero cuando se dispone a entrar a la iglesia de la pequeña localidad de Rennes-le-Chateau, al sur de Francia,  bien conocida por los aficionados a la historia y especialmente aquellos que además son amantes del misterio. 

¿Por qué? Pues no es precisamente porque sea un lugar feo y desagradable, todo lo contrario. Tal vez algo difícil de encontrar pero apacible y hermoso. Lo “terrible” es el secreto que esta iglesia y esta aldea esconden, una revelación que fue descubierta por el párroco Berenger Saunière, artífice de la  magnífica restauración del templo en el siglo XIX y que podría hacer estremecer los cimientos de la Iglesia católica y de la civilización occidental. Bueno, eso es al menos lo que muchos piensan.

0

meneame_share

lago como 830x552 Los lagos de Milán

La mejor forma de convertir un viaje a Milán en una experiencia redonda es reservar unos días para descubrir, explorar y relajarse a orillas de los lagos que, al pie de los Alpes, se extienden al norte de esta ciudad italiana. La región de los lagos de Milán es un tesoro natural en la frontera entre Suiza y la Lombardía lleno de bosques, montañas nevadas, casas de ensueño y lagos de aguas brillantes.

Con tanta belleza concentrada no es de extrañar que durante siglos haya sido este el refugio de artistas y pensadores, aunque también de ricos y poderosos. Todos ellos eligieron los lagos para sus retiros en mansiones y castillos señoriales y pueblos ribereños llenos de encanto. Y casi todo gira entorno a tres lagos: el Garda, el Maggiore y el lago de Como.

0

meneame_share

heimsk.ger i nor urlj.febr .2013 Arctic Henge, el Stonehenge de Islandia

Hay que viajar a los confines de Europa, hasta una de las aldeas más remotas del norte de Islandia, para descubrir la maravilla de Arctic Henge, el Stonehenge islandés, una colosal construcción de piedra que no deja a nadie indiferente. Eso sí, entre ambas construcciones hay milenios de diatancia porque en realidad la “versión ártica” fue construida en el año 1996.

Se levanta a las afueras de la localidad costera de Raufarhöfn y rinde homenaje no solo a las raíces nórdicas del país, sino también a algunas de las creencias neopaganas que han surgido en ciertas áreas del país en las últimas décadas. Esta extraña e inquietante obra de arte fue inspirada directamente en un poema clásico islandés llamado Eddic Völuspá (Profecía de la vidente), en el que se cuenta que 72 enanos representan las estaciones del año en el mundo de la poesía. por eso Arctic Henge cuenta con 72 pequeños bloques de piedra.