0

alesund bonfire 66 Las hogueras de San Juan en Alesund, Noruega

La Noche de San Juan, el solsticio de verano, se celebra en muchas partes del mundo siempre con el fuego como elemento protagonista. En Europa son famosas las celebraciones que tienen lugar en la ribera del Mediterráneo aunque existe un rincón del norte del continente donde esta noche se vive con especial intensidad: Alesund, en Noruega.

En esta ciudad escandinava el concepto de “hoguera de San Juan” es llevado al extremo. Estas espectaculares hogueras llamadas Slinningsbålet son grandes torres de madera cuyas llamas, al ser encendidas, se pueden elevar a una altura de casi 40 metros. El récord de hoguera más alta se registró en el año 2010, con 40.45 metros sobre el suelo.

0

tumblr npqflc1zhj1qb6v6ro1 1280 1024x683 Koyashkoye, el lago salado de Crimea

Desconocido por la mayoría de los turistas incluso antes de que Crimea se convirtiera en una zona caliente del enfrentamiento entre Rusia y Ucrania, el lago salado de Koyashskoye es una de las grandes maravillas naturales que podemos encontrar en las riberas del Mar Negro, en la Europa oriental.

Lo primero que llama la atencion es su color rosado, algo muy común en otros lagos salados del mundo como el Retba en Senegal, por citar uno de los más conocidos. Si posee esta tonalidad es gracias a la presencia de un alga microscópica que puede prosperar en el agua salina. Pero además del color hay otras maravillas que adornan el lago y deslumbran a los que se acercan a pasar el día o a sacar fabulosas fotografías de un paraje natural único.

0

747773 1024x704 Castillo de Salses, el guardián de la vieja frontera francoespañola

Situada en la antigua frontera entre Francia y España, al norte del Rosellón, el castillo de Salses representa la perfecta transición de la arquitectura militar medieval a la moderna. Fueron los Reyes Católicos los que encargaron esta construcción a medio camino entre un castillo feudal y una fortaleza moderna, que combina tres tradiciones diferentes de construcción militar en Europa: el español, el italiano y el borgoñón.

La fortaleza sufrió muchos asedios durante su vida, el primero en 1503 incluso antes de que las obras finalizaran, fruto de las eternas disputas y tensiones entre España y Francia por el control de la región. Pero fue la Guerra de los Treinta Años cuando el castillo cambió de dueño, pasando a manos francesas después del Tratado de los Pirineos, cuando la frontera española se trasladó más al sur.

0

Portdandratx2 1024x768 Port dAndratx, la estrella del Ponent de Mallorca

En el Ponent, es decir el occidente de Mallorca, encontramos uno de los puertos más bonitos de las Islas Baleares: Port d’Andratx, donde las tradiciones y los modos de vida de los pescadores mallorquines se mezclan con una de las ofertas de ocio y restauración más elegantes y lujosas de la isla.

El paseo por el puerto nos descubre uno de los rincones más cosmopolitas y a la vez exclusivos de Mallorca. No hay grandes hoteles, solo algunos coquetos hostales y pequeñas casas tradicionales, aunque en los alrededores hay grandes urbanizaciones con grandes residencias y chalets. Lo mismo sucede en los muelles, donde los grandes yates de lujo conviven con los tradicionales llaüts de madera de los pescadores locales.

0

WT9B3353 1024x683 La playa de Keem Bay en Irlanda

No hay discusión: ni el Atlántico es el Mediterráneo, ni Irlanda es la Costa del Sol. Sin embargo también encontramos playas hermosas en la isla esmeralda. Una de las más famosas es Keem Bay, una bahía en forma de media luna encajada entre los acantilados de Benmore y Croaghaun, en el extremo más occidental de la isla de Achill, en el condado de Mayo.

Gracias a un camino de tierra justo al lado del acantilado  construido en la década de los 60 se puede legar hoy a la playa de Keem Bay sin tener que hacer una larga caminata, como solía ser antes. Estamos en una zona de gran interés paisajístico pero también geológico: en estos suelos abunda la amatista, una piedra semipreciosa que cautiva con su color violeta y a la que las viejas creencias irlandesas atribuyen una serie de propiedades mágicas que van desde considerarla un amuleto de amor a protección contra los ladrones y borrachos. En cualquiera de los casos, un bonito y barato souvenir de esta zona del litoral irlandés.