0

meneame_share

via krupp Via Krupp, el zigzag que corta las rocas en Capri

Escalar una distancia vertical de 100 metros a través de una serie de curvas cerradas, no es a priori un plan muy apetecible para un día de vacaciones en la isla de Capri (donde las playas ejercen una fuerte llamada), pero las vistas que ofrece la Via Krupp son tan hermosas que hacen que nos olvidemos de la fatiga tanto para subir como para bajar.

¿Y qué vistas son esas que hacen que nos olvidemos de estar realizando un importante esfuerzo físico? Pues nada menos que las aguas de color azul turquesa del mar Tirreno vistas desde el lado sur del golfo de Nápoles y reconfortantes visiones del cielo que se renuevan a medida que ascendemos o bajamos.

0

meneame_share

2048 1024x577 Sørvágsvatn, el increíble lago inclinado de las Islas Feroe

Parece increíble que en un territorio tan reducido como el de las Islas Feroe, el salvaje archipiélago situado en los límites septentrionales del Mar del Norte, siempre batido por el viento y las olas, pueda haber un lago tan grande y espectacular como el Lago Sørvágsvatn, que ofrece a los ojos del viajero el aspecto de una colosal infinity pool.

Visto desde lejos, en una posición elevada mar adentro (para eso están las excursiones en avioneta) parece que el lago está inclinado hacia el océano y que va derramando poco a poco su contenido a través de una cascada. Se trata sin embargo de una ilusión óptica, la misma que nos hace pensar que el lago se halla a cientos de metros sobre el nivel del mar cuando en realidad esa diferencia es de apenas 30 metros.

0

meneame_share

fotos castillo heidelberg 014 830x612 El barril de vino más grande del mundo, en Heidelberg

Alemania es tierra de cerveza, pero la región del palatinado no: allí la bebida nacional es el delicioso vino blanco de la región. Por eso allí, en el castillo de la hermosa ciudad de Heidelberg, se encuentra el barril de vino más grande del mundo, construido en el año 1750 con una capacidad de 221.726 litros. Sus dimensiones son formidables: más de 3 metros de ancho, 7 de alto y 8,5 de fondo.

Nadie pasa por Heidelberg sin recorrer el interior de su fabuloso castillo. Allí, en el sótano, se ubica este monstruoso barril, das grosse Fass, que puede dar de beber a más de cinco mil personas de una sola vez. Los turistas se suben a lo más alto de él, gracias a una escalera, y fotografiarse junto a él.

0

meneame_share

tranvia praga Tranvías de Praga, encantadores y funcionales

Los que han tenido la fortuna de visitarla, suelen coincidir en que Praga es una de las ciudades más hermosas que han contemplado en su vida. Se trata de una ciudad con un ambiente muy especial ideal para escapadas románticas (sobre todo ahora que se acerca el otoño y los destinos de playa pierden la magia) donde se pueden visitar numerosos monumentos. Y en nuestra opinión, la mejor manera de llegar a todos ellos es el tranvía.

Ha llovido mucho desde que en la ciudad entraran en funcionamiento los primeros tranvías –aquellos tirados por caballos–, pero este medio de transporte ha logrado conservar hasta nuestros días intacto todo su encanto, aunque ese rasgo no es el único que convierte a este medio de transporte en la mejor opción para visitar la ciudad.

0

meneame_share

osijek Visita a Osijek, capital de Eslavonia

Muy cerca de la frontera húngara y a sólo 20 kilómetros de distancia de la provincia serbia de Vojvodina, Osijek es la capital indiscutible de la región de Eslavonia, en Croacia. Se trata de una ciudad tranquila abrazada por los meandros del río Drava, con un casco urbano peculiar que la configura con tres cascos antiguos bien diferenciados. El más bonito de ellos, el de Tvrđa. Un auténtico museo al aire libre.

La réplica a las viejas calles y murallas de Tvrda es Gornji Grad, la “Ciudad Alta”, construida por los austriacos a finales del siglo XIX, un distrito elegante y encantador que no perdió su atractivo ni en los peores días de las guerras balcánicas. Osijek sufrió en primera línea el horror de la guerra, padeciendo ocho meses ininterrumpidos de bombardeos entre 1991 y 1992. La ciudad sobrevivió, pero las cicatrices están empezando a ser curadas ahora.