0

pozof 830x551 La misteriosa torre invertida de Sintra

La ciudad de Sintra es uno de los destinos más mágicos de Portugal. No solo se trata de un lugar bello a dos pasos de Lisboa y lleno de monumentos, sino qu etambién nos ofrece un paseo por lugares insólitos y misteriosos como la llamada Torre Invertida.

Esta peculiar torre que no es tal se encuentra en el Palacio de Regaleira, edificio situado en pleno centro histórico de Sintra y clasificado como Patrimonio Mundial por la Unesco. Perteneció al aristócrata portugués Antonio Augusto Carvalho Monteiro, estudioso y apasionado de la masonería y la alquimia. Por eso esta torre está llena de símbolos y mensajes ocultos que vamos descubriendo a medida que descendemos por ella. Sí, descendemos porque esta torre está excavada en el suelo, como s eve en la imagen.

0

003 cuenca 1024x689 Las Casas Colgadas, la maravilla de Cuenca

Las Casas Colgadas de Cuenca, ese es el nombre auténtico de esta maravilla, y no “casas colgantes” como muchos las llaman erróneamente. Una visión impresionante, incluso cuando lo que hoy vemos en esta ciudad es solo una mínima parte de lo que fue en su día, cuando había en Cuenca centenares de casas asomadas literalmente al abismo.

Aquello debió ser un espectáculo único que hoy solo podemos ver en una versión reducida. Casi todas aquellas casas colgadas en los acantilados conquenses fueron destruidas. Tan solo quedan tres en la actualidad, tres magníficos ejemplos de esta arquitectura tan inusual como impresionante.

0

82e7ccb84b5e367bf0e8fd881396b7da 1024x680 La Cigale, el templo gastronómico de Nantes

El restaurante La Cigale de Nantes es toda una institución gastronómica dentro de Francia, pero también un lugar que vale la pena visitar aunque solo sea para admirar su decoración interior, estilo Art Nouveau, que ayuda a convertir una comida o cena en este local enn unna experiencia innolvidable.

Así es, templo del sabor y monumennto histórico nacional desde el año 1964, encontramos La Cigale en el lado sur de la Place Graslin, entre las calles Piron y Regnard. En la capital del Bajo Loira todo el mundo conoce este restaurante fundado en el año 1895 que históricamente ha sido frecuentado por grandes artistas y literatos. Todos ellos amantes del buen comer, por supuesto. Mariscos, pescados y vinos blancos del Loira son las grandes especialidades de este local, y lo mejor de todo es que los precios son más que razonables.

0

5820703742 a11c37e548 b 1024x687 Ponta da Piedade, el rincón secreto del Algarve

En la zona de Lagos, en el Algarve portugués, hay una excursión obligada: La Ponta da Piedade, una formación natural costera de gran belleza y espectacularidad, oculta entre altos acantilados muy erosionados por el clima, que ha modelado el paisaje dando lugar a pilares imposibles, túneles naturales y grutas marinas. Y preciosas aguas de color turquesa.

Se puede llegar por tierra pero nada más bonito que ver los acantilados desde el mar gracias a las visitas que se organizan en pequeños barcos pesqueros que navegan en este laberinto bajo la atenta mirada del viejo faro. Allí termina precisamente la única carretera de acceso a Ponta de Piedade, que pasa por las playas de Dona Ana y Camilo. El faro está cerrado al público, pero sí hay en este punto un restaurante y un par de tiendas de recuerdos. Desde allí hay que descender por la larga escalinata de piedra que leva hasta el agua.

0

wurst 1024x680 Weisswurst, la salchicha blanca de Baviera

Si viajas al sur de Alemania y te apetece probar el plato más emblemático de Baviera solo tienes que entrar en algún restaurante o taberna y pedir la clásica Weisswurst o salchicha blanca. Una delicia que no tiene nada que ver con el resto de salchichas que encontramos a lo largo y ancho de la geografía alemana, tanto por su sabor como por la forma de comerla.

La Weisswurst se elabora con carne de cerdo y ternere picada muy fina y aderezada con especias. Se dice que fue inventada en Munich y servida por primera vez en una posada de la céntrica Marienplatz en el año 1857. Se dice tambien que fue una improvisación del cocinero que obtuvo un inesperado éxito entre los clientes. Gracias a ese golpe de suerte hoy podemos disfrutar de esta delicia. Pero olvídate de hacerlo como en el resto de Alemania: nada de pasarla por la parrilla y meterla en un pan.